963 59 72 44 [email protected]

La velocidad de una conexión Wi-Fi depende de muchas cosas. No hay duda de que el servicio que tengamos contratado con nuestro proveedor y el router determinarán el valor máximo que podremos alcanzar, pero este puede reducirse de forma significativa por diversas razones.

Hace unas semanas descubrimos cinco cosas que pueden destruir casi por completo nuestra conexión Wi-Fi, y hoy vamos a conocer otras cinco que tienen un impacto menos rotundo pero que pueden llegar a reducir de forma significativa la velocidad de nuestra red Wi-Fi.

En cada apartado os dejaremos una solución que os permita resolver de una manera sencilla el problema en concreto. Hay casos en los que podremos salir del paso sin tener que gastar dinero, pero también hay otros en los que la mejor opción es realizar una pequeña inversión si queremos mejorar, de verdad, la velocidad de nuestra conexión.

Para seguir leyendo la noticia en su web original, pulse aquí