Tim Berners-Lee publicó la primera página web de la historia el 6 de agosto de 1991, pero el crecimiento de internet y de aquella incipiente World Wide Web —cuidado, señores políticos, son conceptos distintos— sería muy lento: en el año 2000 sólo existían 17,1 millones de sitios web: hoy existen casi 100 veces más de estos sitios web.

Los datos revelan no obstante que la mayor parte de la World Wide Web está “dormida”. De los casi 1.300 millones de sitios web online en estos momentos (la cifra cambia constantemente) tan solo 189 millones están activos según Netcraft. El resto son sitios que por una u otra razón se dejaron de actualizar y que ahora son el testamento de una telaraña mundial en la que muchos sitios web nacen, se actualizan durante un tiempo, y duermen o desaparecen para siempre.

Para seguir leyendo la noticia en la web original pulse AQUÍ